Arifureta v1 c4

Agradecimientos a Dreg00.


 Una charla bajo la luz de la Luna

 

Aún sin ser el más fuerte.

Quería transmitir cómo se sentía alguien que no había recibido poder como los demás.

* * *

Orcus Dungeon.

Este era un enorme laberinto formado por 100 niveles. Como uno de las 8 Grandes Mazmorras, cuanto más bajo vayas, más fuerte serán los monstruos. Aún así, la mazmorra era un lugar muy popular para mercenarios y aventureros. El lugar también era un buena zona de entrenamiento para reclutas, ya que era fácil medir la fuerza de los monstruos por los pisos de la mazmorra. Sus piedras mágicas son de mejor calidad, a diferencia de las criaturas salvajes.

La piedra mágica es el núcleo del monstruo y les proporciona sus poderes. Cuanto más grande y mejor sea la piedra, más fuerte es el monstruo. Estas piedras son las usadas como materias primas para escribir en ellas las fórmulas mágicas. La formación mágica puede ser grabada para conjurar un hechizo, pero también pueden dibujadas con el polvo conseguido de las piedras mágicas. Usando materiales no mágicos para crear el círculo mágico, disminuye su poder en un 1/3.

En resumen, era mejor y más efectivo utilizar piedras mágicas para potenciar los hechizos. Además, las piedras mágicas pueden ser usadas para crear herramientas mágicas para la vida diaria. Hay una alta demanda de estas piedras mágicas. Tanto militares y civiles las necesitan.

Sin embargo, poderosos monstruos con piedras mágicas de alta calidad pueden usar magia especial. [Special Magic] no requiere encantamientos o círculos para ejecutarse, pero no pueden usar una gran variedad de magia. Esta magia especial es la razón de que sean peligrosos.

Los estudiantes y caballeros dirigidos por Meld llegarona la ciudad, Horlad, donde se quedaban los aventureros antes de adentrarse en la Mazmorra. Usaron un hostal manejado por el Reino, donde reclutas en entrenamiento dormían. Hajime, quien no ha visto una habitación normal desde hace un largo tiempo, se lanzó en la cama. Todas las habitaciones estaban designadas para dos personas, pero sólo Hajime tenía la habitación para él. Podía ser libre, y no se sentía solo consigo mismo.

Mañana era el día que desafiarían la mazmorra. Esta vez sólo pelearían en los 10 primeros pisos. Si es sólo esto, incluso alguien tan débil como Hajime estaría bien detrás de la cobertura. Aún así, Hajime quería disculparse por ser una carga. Más que eso, estaba alegre de salir fuera de la ciudad… Hajime no podía leer la atmósfera.

Por mientras, leía el libro de referencias a monstruos que sacó de la biblioteca. Aún era temprano, pero decidió irse a dormir pronto. Ya había perfeccionado sus habilidades para dormir durante la vida escolar. Antes de caer dormido, escuchó alguien llamar a su puerta. Aunque fuese temprano para Hajime quien en Japón estaba acostumbrado a noches en vela, era medianoche en Tortus. Wha, ¿será Hiyama? Hajime estaba un poco preocupado. Sin embargo se relajó al escuchar su voz.

“Nagumo-kun, ¿aún estás despierto? Soy yo, Shirasaki. ¿Puedo molestarte un momento?”

¿Qué? Durante un momento se quedó paralizado, pero después se apresuró a abrir la puerta. Quitó el cierre y abrió la puerta. Kaori estaba de pie con un negligé (salto de cama) blanco nieve.

“¿¿Que qué??”

“¿Eh?”

Con tal escena, Hajime inesperadamente cambió al dialecto Kansai y realizó un Tsukkomi. Kaori se quedó muda porque no lo había escuchado bien. Rápidamente se recompuso y trató de no fijarse mucho en Kaori. Aunque no tenía mucho interés, aún era un chico adolescente. La actual apariencia de Kaori era ligeramente excitante.

“Iya, no es nada. Eh, ¿cuál es el problema? ¿Tienes algo que decirme?”

“Nada, solo quería hablar contigo. ¿Te estaré molestando?”

“Entra.”

Probablemente era por el viaje de mañana, pero Kaori eliminó rápidamente sus dudas. Sus almendrados ojos eran impresionantes. ¡Es súper efectivo! Al ver la puerta abierta, ella aceptó la invitación.

“Okay.”

Sin ninguna precaución, ella entró felizmente en la habitación. Se sentó en la mesa cercana a la ventana. Inconscientemente, Hajime prepara el té mientras aún estaba algo confuso. Aunque fuese algo muy similar a una bolsa de té que imitaba el té negro. Preparó lo suficiente para ambos y le dio el suyo. Hajime se tomó el té.

“Gracias.”

Kaori aceptó el falso té y lo disfrutó con alegría. La luz de la luna que atravesó la ventana la iluminó. Un halo de luz apareció alrededor de su brillante cabello negro, haciéndola parecer un ángel. Sin ninguna lujuria, Hajime se quedó fascinado por la pureza de Kaori. Pero se recuperó al escuchar como Kaori posaba su taza. Hajime se bebió su té para calmar su mente, atragantándose un poco al bebérselo muy rápido. Qué vergüenza.

Kaori soltó una risita ante esto, y Hajime rápidamente inició una conversación para ocultar su vergüenza.

“Así que, ¿de qué quieres hablar? ¿Es por lo de mañana?”

Kaori asintió a la pregunta de Hajime. A diferencia de su sonriente rostro que tenía hace un momento, se puso seria.

“Es sobre el viaje hacia la mazmorra de mañana. Quiero que Nagumo-kun se quede aquí. Intentaré convencer y explicarlo a los instructores y a todo el mundo. Así que, ¡por favor!”

Se inclinó mientras le suplicaba. Hajime se quedó perplejo. Incluso si él era una carga, ¿no era esto demasiado?

“Eto, sé que soy una carga… sin embargo desde que estoy aquí, no creo que pueda quedarme de brazos cruzados.”

“Estas equivocado. No quería decir que eres una carga.”

Kaori trató de aclarar el malentendido. Pensó que fui demasiado precipitado. Puso su mano sobre su pecho y tomó un profundo respiro. Esto la calmó un poco. Rápida y tranquilamente se disculpó.

“Es sólo que tengo un mal presentimiento. Cuando estaba durmiendo antes, soñaba que estabas ahí. Cuando te llamé, no me notaste. Cuando te perseguí, nunca te alcanzaba. Y al final…”

Parecía aterrorizada de contar el resto. Esperando terminar, Hajime la urgió a continuar.

“¿Y al final?”

Con un vaivén, Kaori levantó su cara. Hajime vio llorosa expresión y sus mordidos labios.

 

“Desapareciste.”

“Entiendo.”

Se sentaron en silencio mientras. Hajime miró a Kaori, quien seguía con la cabeza gacha. Fue un siniestro sueño, pero sólo era eso. Con eso no le permitirían quedarse. Si permitiesen eso, habrían problemas por parte de los compañeros. Si pasase, no volvería a ser recibido nunca más. No tenía otra opción que ir. Para tranquilizar a Kaori, Hajime empezó a hablar lo más suavemente posible.

“Un sueño es solo un sueño, Shirasaki-san. Esta vez nos acompañaran Meld y sus veteranos caballeros. Muchas personas fuertes como Kouki vendrán. Más bien toda nuestra clase es impresionante. En realidad siento lástima por nuestros enemigos. Soy débil, y debido a mi debilidad, es probable que sea la razón de tus sueños.

Kaori se quedó mirando fijamente a Hajime con un gesto de ansiedad mientras él seguía hablando.

“Aún… Aún así… Sigo preocupada.”

“Pues.”

Hajime era algo tímido, pero miró directamente a los ojos de Kaori.

“¿Me protegerás?”

“¿Eh?”

Sabía lo que decía, y como un hombre pidiéndoselo a ella, esto lo avergonzó. Su cara ya estaba roja de vergüenza. En la habitación iluminada por la luz de la luna, Kaori entendió bien la situación.

“Eres una sanadora, ¿verdad Shirasaki-san? Curandero es un oficio con un innato talento para la magia curativa. No importa nada, incluso si termino herido, puedes curarme. ¿Me protegerás con ese poder? Si es así, creo que estaré bien.”

Kaori se quedó un rato mirandole. Hajime aguantó desesperadamente la vergüenza que sentía, y no dejó de mirarle a los ojos a Kaori. Aunque su cuerpo se estaba retorciendo.

La mayor cause de la inseguridad de las personas es lo desconocido. Ahora mismo, Kaori estaba preocupara de que atacaría a Hajime. Sería tranquilizante si tuvieran la confianza de enfrentarse a lo que le atacaría.

Durante un tiempo, se quedaron mirándose fijamente el uno al otro. El silenció se rimpió cuando Kaori comenzó a sonreír.

“Nunca cambiarás, Nagumo-kun.”

“¿?”

Hajime hizo un pensativo gesto a lo que dijo Kaori. Ella se rió de la expresión.

“Nagumo-kun, probablemente pienses que nos conocimos en secundaria. Te conozco desde el segundo año de primaria[1].”

Esta revelación hizo que Hajime abriese los ojos de asombro. Rápidamente buscó entre sus memorias, pero no podía recordad cuando se conocieron. Gimió mientras pensaba, y esto hizo que Kaori riese.

“Solo yo te conocí. La primera vez que te vi, estabas en Dogeza (Postración). No me viste ya que estabas en esa posición.”

“¿¡Do-Dogeza!?”

¿Por qué tuvo que verle en un momento tan vergonzoso? Su cuerpo se retorció de nuevo, pero por una razón diferente. ¿Cuándo y dónde me vio en tal posición? Frenéticamente rebuscó entre sus memorias. Kaori reía burlonamente viendo como Hajime hacia tantas caras cómicas.

“Claro, estabas rodeado por gente sospechosa. Incluso cuando te escupieron, vertieron sus bebidas en ti, o te pisotearon no te moviste. En poco tiempo, se fueron consternados.”

“Te mostré una fea faceta…”

Hajime sintió como algo moría. Sería lo mismo si ella le hubiese visto cuando aún sufría el síndrome de octavo grado [Chuunibyou]. Esta sería la peor escena de su oscuro pasado. Sólo reveló una sonrisa carente de gracia, la misma que soltó cuando su madre encontró su oculto material Ero doujinshi y los dejó limpiamente ordenados en su estantería.

Sin embargo, Kaori solo mostraba una gentil mirada, una libre de desprecio y burla.

“No, no era mala. Más bien, cuando te vi así, pensé que eras una fuerte y buena persona.”

“¿Ha?”

Hajime no podía creerse lo que había escuchado. Este no es el tipo de impresión que alguien tendría tras haberle visto. ¿Quizás Shirasaki-san tuviese un cierto fetiche por esto? Hajime pensó que sería demasiado grosero imaginar una cosa así.

“Lo que quiero decir Nagumo-kun, es que lo hiciste por el bien de la abuela y su nieto.”

Cuando ella dijo eso, Hajime finalmente recordó algo. Hubo un incidente durante la época de primaria.

Empezaba cuando el pequeño chocó accidentalmente con los delincuentes y los manchó con Takoyaki. El chico empezó a llorar, y los delincuentes comenzaron a quejarse a la abuela. La anciana se encogió de miedo. Estaban en una difícil situación.

Hajime estaba pasando por ahí casualmente. Cuando la abuela sacó su cartera, su cuerpo se movió solo. Nunca había peleado en su vida. Solo había practicado en casa sus Movimientos Especiales Chuunibyou. Lo hizo en público. Era inesperadamente vergonzoso para cualquier persona cercana, y sentía ganas de salir corriendo. Salió como había planeado al ver marchar los delincuentes.

“Fuertes personas lo habrían resuelto fácilmente con la violencia. Kouki hubiese derrotado a la persona que causase problemas. Pero no pienso que haya mucha gente que pueda ayudar a los demás sin tener poder. Especialmente alguien que se postraría por el bien de los demás. De hecho, en ese momento, tenía miedo. Me quede parada sin hacer nada. Sólo utilizaba la excusa, de que si fuera tan fuerte como Shizuku  podría haberles ayudado, pero me quede pidiendo que alguien los salvase.”

“Shirasaki-san…”

“Por eso, creo que tu eres la persona más fuerte que conozco. Me hizo muy feliz verte en secundaria. Quería llegar a ser como tú y conocerte. Pero simplemente te quedaste dormido…”

“Ahaha, perdón.”

Hajime se ruborizó y avergonzó cuando supo la razón por la cual Kaori se juntaba tanto con él. Se rió irónicamente ante la inesperadamente buena opinión que tenía ella sobre él.

“Por consiguiente, aunque esté un poco insegura, me asegurare de que no hagas locuras en la mazmorra. Al igual cuando te enfrentaste con los delincuentes.”

Kaori miró a Hajime con determinación.

“Te protegeré, Nagumo-kun.”

Hajime aceptó su determinación. La miró directamente y asintió.

“Gracias.”

Inmediatamente después, Hajime rió singularmente. El papel del hombre y la mujer se habían cambiado totalmente. Sin duda Kaori hacía de héroe, mientras Hajime era la damisela en apuros. No podía hacer otra cosa que reír ante la extraña situación.

Continuaron charlando durante unos momentos, y Kaori volvió a su habitación. Hajime se puso a cavilar mientras estaba tumbado en la cama. Quería encontrar algo en lo que ser útil y deshacerse de su incompetencia. No le sentaba muy bien depender tanto de los demás, y se durmió con una renovada determinación en mente.

* * *

Nadie se dio cuenta de la persona que estaba mirando a Kaori cuando se marchaba de la habitación de Hajime. Esta persona tenía una horrible y retorcida expresión en su rostro.


«« Anterior capítulo | Siguiente capítulo »»


Notas

1. Pone “middle school” que es un tramo de educación presente en otros países. Asisten estudiantes entre 10-14 años, durante 2 años. Algo así como escuela intermedia o secundaria junior.

3 Responses to Arifureta v1 c4

  1. C.G. says:

    Tanto militare(militar)

    Like

  2. esa ultima parte causa miedo =s (gracias por el capitulo)

    Like

¿Algún comentario?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s