Arifureta v6 c6

Agradecimientos a Endo, Masadeer y xzpwns.


Las preocupaciones de Aiko

 

Debido a los rugidos de Aiko, Hajime y su equipo fueron guiados a un asiento VIP, lejos de los ojos de los demás huéspedes. Entonces, Aiko, Sonobe Yuka, y los demás estudiantes lo bombardearon con preguntas. Sin embargo, Hajime estaba concentrado en el Nilshisseer (la versión del curry del otro mundo) en frente de sus ojos. Él les respondió mientras estaba en las nubes.

P : Caíste de ese puente, ¿qué pasó después?
R : Di mi mejor esfuerzo.[1]

P : ¿Por qué tu cabello se volvió blanco?
R : El resultado de dar mi mejor esfuerzo.

P : ¿Qué te pasó en el ojo?
R : El resultado de dar mi ultra mejor esfuerzo.

P : ¿Por qué no regresaste de inmediato?
R : No hay razón para hacerlo.

Después lo suficiente, Aiko gritó furiosamente con sus mejillas hinchadas, “¡Por favor, responde seriamente!”. De hecho, siendo ella incapaz de mostrar ninguna intensidad en esa acción, era algo triste. Como de costumbre, Hajime parecía un sauce siendo sacudido por el viento[2]. Sin mirarla a los ojos, él deliciosamente disfrutaba del Nilshisseer, aunque a veces escuchaba la discusión de Yue y Shia. Su cara estaba llena de satisfacción.

Enfurecida por su apariencia, estaba el comandante de los guardaespaldas de Aiko, David. Él no podía soportar que la mujer de la que se enamoró, esté siendo ignorada. Es por eso que lanzó un puñetazo sobre la mesa, y un sonó un fuerte golpe.

“¡Oi, tú! ¡Estás siendo preguntado por Aiko! ¡Responde seriamente!”

Hajime echó una mirada a David, y entonces “Haa”, dejó escapar un suspiro.

“¿No estamos comiendo ahora? Compórtate.”

Su protesta fue completamente ignorada. Sin embargo, David tiene un gran orgullo porque, como Caballero del Templo, se le encomendó como el comandante de los guardaespaldas de una persona importante, por lo que no pudo soportarlo y su rostro se puso rojo. Siguiendo a eso, porque Hajime no le daría una clara respuesta, cambió su objetivo mientras se giraba para mirar a Shia.

“Hmm, ¿dijiste comportarse? Esa palabra, te la devuelvo. Para tener a un sucio animal compartiendo la misma mesa que los humanos, tú eres quien no tiene modales. ¿Al menos no le cortarías esas feas orejas? Ella tendrá un aspecto más humano de esa manera.”[3]

El cuerpo de Shia tembló mientras ella fue miraba con ojos llenos de desprecio. En la ciudad de Brook, de su impresión en la posada, habiendo estado cerca de Catherine, sumado a la existencia de Hajime, estaba lleno de gente amable. Aunque habían montones de discriminadores ojos en Fhu-ren, y a pesar de que la reconocían como una esclava, nadie se burlaba de ella al decirle directamente eso.

En otras palabras, desde el comienzo de su viaje con Hajime, esta fue la primera vez que ella había recibido directamente discriminadoras palabras como demi-humana. Aunque no quería pensar en ello, ella estaba ligeramente sorprendida por el ataque, incluso después de que ella se había acostumbrado al mundo exterior, todavía podía sentir el daño. ‘Shun‘, Shia miró hacia abajo deprimida.

Si ella miraba atentamente, podía vez que no sólo se limitaba a sólo David. Chase y los demás Caballeros también miraban a Shia con los mismos ojos. No importa cómo de íntimos eran con Aiko y sus estudiantes, ellos eran Caballeros Imperiales y del Templo. Eran hombres de la Iglesia de los Santos y el Reino, por lo que su discriminación a la raza demi-humana era fuerte. Después de todo, el origen de la discriminación era la Iglesia de los Santos y el Reino. A pesar de que David y los Caballeros fueron influenciados por Aiko, y podían pensar por ellos mismos, no habrían cambiado tras sólo unos meses, porque su sentido del valor no estaba tan poco arraigado[4].

Debido a que era algo irracional, Aiko instintivamente trató de protestar. Pero antes de eso, Yue fue quien tomó la mano de la desconsolada Shia, y dirigió una mirada amenazadora tan fría como el cero absoluto a David. Una fría mirada que parecía ser capaz de congelar el cuerpo, provenía de una hermosa chica como una muñeca de color bisque[5]. David se estremeció por un momento, pero se enfureció cuando vio que la presión venía de una chica con la apariencia de una niña. Por lo general, él no perdería fácilmente los estribos, pero a las palabras que él dijo, y mirando a su querida Aiko, los había perdido.

“¿Qué, qué pasa con esos ojos? ¡Eso es grosero! ¡A pesar de que no eres un apóstol de Dios, estás tratando de oponerte a un Caballero del Templo!”

David espontáneamente se puso de pie. Aunque el vicecomandante, Chase, trató de detenerlo, más rápido que eso, las palabras de Yue resonaron claramente en ese alboroto.

“… Un pequeño hombre.”

Esas fueron palabras de burla. Palabras que ridiculizaban lo pequeño que era su navío[6], para gritar por ser de diferente raza, y perder los estribos cuando era mirado por una chica. David ya estaba perdido en la ira. Como hombre, siendo llamado pequeño frente a Aiko, lo llevaron al límite.

“… Pagana. Te enviaré al infierno junto con ese animal.”

Mientras en voz baja murmuró eso sin ninguna expresión, David cogió la espada en su costado. Debido a que la violenta matanza apareció demasiado pronto, los estudiantes estaban nerviosos, mientras que Aiko, Chase y los Caballeros estaban todos tratando de detenerlo. Sin embargo, parece que no escucharía las voces de los alrededores, David finalmente sacó un poco la espada de su vaina.

Al mismo tiempo,

¡¡DOPANh!!

Un seco sonido de una explosión, hizo eco dentro de la “Posada de las hadas de agua”. Al mismo tiempo, David, que estaba a punto de saltar en cualquier momento, fue golpeado en la cabeza y despedido. Por así decirlo, la parte posterior la cabeza de David golpeó la pared de detrás con fuerza, y resonó un terrible sonido. Sus ojos se volvieron blancos mientras se derrumbaba. La espada fue liberada de la mano de David, y ‘¡gashan!‘, se cayó al suelo.

Nadie fue capaz de comprender lo que había sucedido hace un momento, y todos estaban atónitos. Sus miradas se volvieron hacia David, que se derrumbó mostrando el blanco de los ojos. Entonces, alguien tenía curiosidad en cuanto a lo que había pasado, para emitir un ruido tan grande y explosivo, fue Foss quien tiró de la cortina. Siguiendo a eso, se le abrieron los ojos de par en par mientras era sorprendido por la desastrosa escena frente a él.

Por otro lado, Aiko y los demás fueron finalmente capaces de recuperar sus sentidos cuando Foss entró. Sus miradas, las cuales fueron dirigidas hacia David, fueron naturalmente atraídas a la fuente del explosivo ruido.

En ese lugar, estaba algo del que Aiko y sus estudiantes tenían conocimiento, pero en realidad nunca lo habían visto. Era algo del otro mundo, algo completamente desconocido para los Caballeros. Allí estaba la figura de Hajime sujetando una “pistola” mientras estaba sentado. Humo blanco[7] salía de Donner. Al menos, la bala que disparó era una bala de goma no letal.

Aunque no sabían los detalles, los Caballeros habían adivinado que fue el ataque de Hajime, por lo que al mismo tiempo pusieron sus manos sobre sus espadas mientras dejaban escapar sus intenciones asesinas. Sin embargo, lo que inmediatamente siguió, fue una violenta intención asesina, incomparable a los de los Caballeros. Era como si fueron atacados por un martillo que cayó del cielo, mientras los Caballeros, que comenzaban a ponerse de pie, se vieron obligados a volver a sentarse en sus asientos.

Aunque no fueron sumergidos por las intenciones asesinas, habiendo sentido la presión emitida de Hajime, Aiko y los demás se volvieron pálidos mientras temblaban.

Hajime puso a Donner sobre la mesa y ‘gotoh‘, hizo un ruido poco natural. Su propósito era amenazarlos. Siguiendo a eso, él declaró con claridad su posición y les preguntó a Aiko y los demás dónde elegirían posicionarse.

“No tengo ningún interés en vuestro grupo. Nunca he pensado en querer una relación con vosotros.  Por otra parte, no diré nada sobre lo que me había sucedido o lo que quiero hacer. Sólo estoy aquí para trabajar, así que reanudaré mi viaje una vez que esté terminado el trabajo. Ahí es donde diremos adiós. Además, no vamos a intervenir con los demás. No importa qué tipo de cosas egoístas queréis, simplemente no me obstaculicéis. Al igual que ahora, si te vuelves hostil… Probablemente te mataré.”

“¿Entendido? Era lo que los ojos de Hajime preguntaban, pero nadie dijo nada. Inmediatamente, volvió la mirada hacia Chase y los Caballeros, que desesperadamente aguantaban la Presión, y lo único que podían hacer era asentir ligeramente.

A continuación, Hajime volvió su mirada hacia Aiko y sus estudiantes. Aiko no dijo nada. No, más bien ella no podía. No era sólo por los presionados sentimientos que manaban, sino también por las palabras de Hajime, y cómo su estudiante cambió sin que ella lo supiera. Esos eran algo que el orgullo de Aiko no podría permitir.

Hajime suspiró mientras se encogió de hombros y canceló la “Presión”. Aunque no hubo respuesta de Aiko, Hajime podía, de alguna manera, simpatizar con sus sentimientos, por lo que no forzó su respuesta. Los demás estudiantes estaban obviamente asustados, por lo que supuso que no se atreverían a desafiarlo.

Con la tremenda sensación de opresión desaparecida, los Caballeros se derrumbaron y dejaron escapar profundos suspiros. Aiko y sus estudiantes también estaban agotados y sentados profundamente en sus sillas. Como si no hubiera pasado nada, Hajime reanudó su comida, y habló a la deprimida Shia.

“Oi, Shia. Eso es algo normal “fuera”. No hay necesidad de tomarlo en serio, ¿de acuerdo?”

“Sí, es cierto… Aunque entiendo eso,… como se esperaba, para los humanos, estas orejas son repugnantes.”

Con una mofa hacia ella misma, Shia acarició sus orejas con sus manos y dejó escapar una amarga sonrisa. Hacia tal Shia, Yue susurró unas palabras para consolarla, con honestos ojos.

“… Las orejas de Shia son preciosas.”

“Yue-san… ¿Es eso así?”

Aun así, Shia seguía sin estar convencida de ello, así que esta vez Hajime siguió con una expresión un tanto sorprendida. Porque Yue a menudo le decía “¡Malo!”, la actitud de Hajime hacia Shia se había ablandado poco a poco, y  el trató de consolarla con lo máximo de su habilidad.

“Sabes, su educación era prácticamente un lavado de cerebro de la Iglesia y los nobles del Reino, por lo que son sólo sus sentimientos de aversión. ¿No sabes que la tribu Rabbitman son los esclavos números uno y las mascotas más populares? En otras palabras, nadie piensa en ti como algo repugnante, en general.”

“E—… eso es así… … U-umm, por cierto Hajime-san,… Umm.. ¿qué piensas… sobre mis orejas?”

Habiendo adivinado que esas palabras eran la propia manera de Hajime de consolarla, Shia se sintió un poco feliz. Entonces, ella le preguntó con una mirada hacia arriba y las mejillas sonrojadas. Como si dijera, “Quiero saberlo, pero al mismo tiempo no quiero”, sus orejas de conejo estaban completamente caídas, y a veces se sacudían hacia Hajime.

“… No pienso nada sobre ellas…”

Robando una mirada hacia sus orejas de conejo, Hajime volvió la mirada hacia su comida, mientras trataba de engañarla, y respondió con brusquedad. Las orejas de conejo se cayeron aún más, como si se estaban lamentando de preguntar. Sin embargo, con la siguiente frase de Yue, ellos inmediatamente recuperaron su energía mientras se ponían rectos; ‘¡hyupa!‘.

“… Son las favoritas de Hajime. Las acaricia cuando Shia está durmiendo.”

“¿¡Yue!? ¿¡No prometiste no decirle eso!?”

“Ha-Hajime-san… te gustan mis orejas de conejo… Ehehe.”

Con sus mejillas teñidas de rojo, Shia trató de reprimir su sonrisa con ambas manos, y como si dijera “¡Wa~i!”, sus orejas de conejo se estaban moviendo, expresando su alegría.

La incómoda y tensa atmósfera de la masacre, que flotaba en el aire hasta ahora, se había disipado como si fuera una ilusión. La atmósfera se había vuelto misteriosamente de color rosa, así que Aiko y sus estudiantes, incluso los Caballeros, estaban parpadeando con asombro. Durante un tiempo, observaron la interacción amorosa y cómica de Hajime, y entonces uno de los estudiantes varones; Aikawa Noboru, murmuró.

“¿Huh? Qué extraño. Aunque hasta ahora Nagumo era verdaderamente aterrador, ahora no está saliendo a borbotones esa intención asesina…”

“Tú también, huh. Más bien, esas dos, aunque son peligrosamente lindas,… aunque están totalmente en mi zona de strike,… pero, para tontear en frente de mis ojos, es una tortura para mí…”

“… Es justo como Nagumo dijo, esas cosas no importan en absoluto. Pero, teniendo la habilidad para llevarse bien con las chicas de otro mundo… ¡Quiero preguntarle cómo!… ¡Noboru! ¡Akira!”

“” ¡Heh, vamos a ir juntos al infierno, Atsushi! “”

Con sus ojos hirviendo con envidia, miraban al Hajime que les hizo temblar hasta ahora mismo; era el unísono de los tres varones guardaespaldas de Ai-chan. La seria atmósfera fue completamente destruida. Las estudiantes mujeres comenzaron a recuperar su actitud original, y miraron a los estudiantes varones con ojos terriblemente fríos.

Chase, al darse cuenta de que la atmósfera se había calmado, comenzó a curar a David. Al mismo tiempo, con su cautela y hostilidad apagados, preguntó a Hajime con una sonrisa. Aparte de las circunstancias de Hajime, había algo que tenía que escuchar por todos los medios.

“¿Está bien que te llame Nagumo-kun? Acerca de antes, mi comandante había sido grosero. No importa el qué, somos los guardaespaldas de Aiko-san, después de todo, por lo que nos volvemos muy sensibles si afecta a Aiko-san. De alguna manera, me gustaría que nos perdones.”

Aunque Hajime quería interrumpir y decirle, “¿Cómo ser muy sensible se convierte en su asesinato?”, pero la palabra ‘asesinato’ le hizo incapaz de decir nada. Es por eso que en silencio hizo un gesto con la mano para decirle que dejara eso. Debido a esta indiferente actitud, las cejas de Chase temblaron ligeramente, pero su sonriente cara de póquer no se desmoronó. Después de eso, con un pensamiento rápido, porque no podía dejar las cosas así, fue al grano sobre el aparato similar a un artefacto en frente de él.

“Supongo… que es un artefacto. Aunque no puedo estar seguro con mi limitado conocimiento, puedo ver que es muy poderoso. Es mucho más rápido que un arco, también no necesitó un conjuro o un círculo mágico. ¿Justo dónde diablos lo conseguiste?”

Aunque él estaba sonriendo, los ojos de Chase no lo estaban. A juzgar por sus palabras, ya que no hubo presencia de magia siendo utilizada, pensó que tenía un mecanismo físico como el de un arco, y podría ser producido en masa. Si es así, sería una gran ayuda por el bien de dominar a los enemigos antes de que estalle la guerra. Sin embargo, los Caballeros no eran rivales para Hajime, por lo que al menos quería obtener información de él.

Hajime echó una mirada a Chase. Siguiendo eso, antes de que pudiera decir nada, fue interrumpido por una emocionada voz. Fue un compañero de clase varón; Tamai Atsushi.

“A-así es, Nagumo. ¿¡No es eso una pistola!? Sólo, ¿¡cómo llegaste a empuñar eso!?”

Chase reaccionó al grito de Tamai.

“¿Pistola? Tamai, ¿sabes algo acerca de eso?”

“¿Eh? Ah, así es, sé sobre ello. Es una arma de nuestro mundo.”

Los ojos de Chase brillaron por las palabras de Tamai. Pero después, se quedó mirando a Hajime.

“Hou, en otras palabras, no es un artefacto de este mundo… Si eso es así, debe ser hecho por alguien de un diferente mundo… y por supuesto el fabricante es…”

“Soy yo.”

Hajime fácilmente respondió que él lo hizo. Chase, porque mantenía la impresión de Hajime como una persona reservada, se mostró sorprendido por la facilidad con que lo admitió.

“Lo admitiste tan fácilmente. Nagumo-kun, ¿sabes lo que significa sostener esa arma? Eso…”

“Podría cambiar por completo la situación de la guerra en este mundo,… ¿no? Eso es sí se puede producir en masa. Sobre todo, quieres que vuelva contigo y enseñe cómo hacerlo, ¿o algo por el estilo? Naturalmente, lo rechazo todo. Sólo ríndete.”

Las palabras de Hajime le habían dejado completamente indefenso. Esas palabras parecían estar preparadas de antemano. Pero, Chase no se dio por vencido. Ese era el atractivo de la pistola.

“Pero, los Soldados con niveles bajos pueden tener un ataque alto si pudiera ser producido en masa. Cuando eso suceda, podemos usar a un montón de gente en la próxima guerra, y nuestras posibilidades de victoria también aumentarán en gran medida. Si cooperas, ¿no significa que también estás ayudando a tu profesora y tus amigos? Si es así…”

“No importa lo que quieres decir, no cooperaré. Si intentas tomarlo, entonces quiere decir que eres mi enemigo. En ese momento… prepárate para ser aniquilado incluso antes de que estalle la guerra.”

Las tranquilas palabras de Hajime enviaron un escalofrío hacia todo el cuerpo de Chase, y él cerro la boca. Entonces, Aiko logró intervenir allí.

“Chase-san. Nagumo-kun tiene sus propias intenciones. Por favor, no fuerces a mi estudiante. Nagumo-kun también, por favor, dejar de decir cosas tan extremas, Sé más pacífico… Nagumo-kun, ¿en serio no regresarás?”

“Ah, no quiero volver contigo. Mañana por la mañana, después de completar la petición, me iré tal cual.”

“Por qué…”

Aiko miró a Hajime con una expresión de dolor, ella quería saber su razón, pero Hajime se levantó de su asiento antes de que pudiera preguntar. Desconocido para ellos, Yue y Shia también habían terminado sus comidas. Aunque Aiko trató de detenerlo, Hajime no le hizo caso y subió por las escaleras hacia el segundo piso, acompañado de Yue y Shia.

En el momento que Aiko y los demás fueron dejados atrás, un ambiente sutil e indescriptible estaba en el aire. Se alegraron por su compañero, del que pensaban que estaba muerto, que en realidad estaba vivo. Pero, para la persona misma, parecía que ni siquiera lo han registrado en sus ojos. Por otra parte, se había vuelto fuerte hasta el punto en que era imposible compararlo con su pasado yo. No era el mismo que una vez fue llamado “incompetente”, con desprecio mientras lo miraban desde arriba.

Por otra parte, sobre el desprecio, ellos habían fingido no darse cuenta de que Hiyama y sus amigos le hacían bullying. Seguido de ese incidente de “fuego amigo”, sólo podían sentirse más endeudados por la ambigua actitud de Hajime. Como resultado, nadie podía proactivamente llegar a Hajime.

Aiko misma fue sacudida en gran medida por el cambio de su alumno, y se enfadó por el actual desarrollo en su mente, por lo que ella fue incapaz de detener a Hajime.

Chase, mientras miraba al actual David recuperándose, parecía pensar en algo.

Con sus comidas completamente enfriadas, sus apetitos también desaparecieron. Sin mirar a la comida ante ellos, todos ellos comenzaron a pensar profundamente acerca de cómo “sobrevivió Hajime” después de que él se fuese.

Justo qué demonios podría cambiar completamente a una persona así; qué pensó Hajime en ese momento, cuando sucedió el incidente del “fuego amigo”, qué era lo que el actual Hajime pensaba de ellos. Lo más probable, es que guardase rencor contra ellos. Con esos pensamientos dando vueltas en sus mentes, todos ellos se deprimieron, y el día había terminado.

* * *

En medio de la noche. Rodeados por la oscuridad[8], ellos estaban completamente agotados. Tanto física como mentalmente, gracias al inesperado desarrollo. Todos se quedaron dormidos, pero Aiko no era capaz de dormir, incluso ahora. La habitación de Aiko era una individual, por lo que no era grande. Un conjunto de mesa, una cama con patas de madera tallada, una pequeña chimenea y un sofá de cuero frente a ella. En el invierno, la llama seguramente iluminaría la habitación, y los huéspedes de la posada, serían calentados con sólo verla.

Aiko estaba pensando en lo que pasó el día de hoy, mientras observaba la apagada chimenea mientras profundamente confiaba[9] su cuerpo al sofá. El interior de la cabeza de Aiko era como una estantería desorganizada, con toda su información desordenada.

Incluso si ella no podía pensar en ello, ella quería pensar. Y a partir de entonces, su cabeza que daba vueltas y vueltas en círculos, no parecía dar ninguna opinión constructiva en absoluto. Ella recordó estar sonriendo cuando descubrió que su alumno estaba vivo, entonces sólo podía fruncir sus cejas por su actitud poco amistosa.

Había visto un atisbo del poder de Hajime a través del habla y la conducta de Chase, pensó que él no habría sobrevivido si no cambiaba, y la cantidad de dificultades que Hajime debe haber experimentado. En ese momento, sólo podía dejar escapar un suspiro porque no podía ayudarle en absoluto. Sin embargo, recordó sus interacciones con las dos chicas, pensó que debió haber encontrado a compañeros en los que podía confiar, y sonrió de nuevo.

Y, de repente, una voz resonó en el interior de la habitación, donde no debería haber nadie más que ella dentro.

“¿Por qué sigues cambiando tu expresión, sensei?”

“¿¡Kh!?”

Aiko se giró hacia el origen de la voz, mientras tenía los ojos abiertos. Allí estaba Hajime, que estaba de pie en la puerta de la entrada con los brazos cruzados. Aiko estaba tan sorprendida, que se volvió muda, pero de alguna manera logró hablar.

“¿Na-Nagumo-kun? P-por qué estás aquí, cómo…”

“Incluso si preguntas cómo, sólo entré por la puerta, ni más ni menos.”

“Eh, pero la cerradura…”

“Mi oficio es maestro de transmutación, ¿sabes? A diferencia de las cerraduras de la Tierra, puedo abrir este tipo de mecanismos de cerradura.”

Hajime respondió ligeramente, lo que sorprendió a Aiko por un rato. Su corazón latía con fuerza por la sorpresa, y eso de alguna manera, la calmó. Ella frunció el ceño, y luego le criticó.

“En tal momento, además, es de mala educación irrumpir de repente en la habitación de una mujer sin ni siquiera llamar. Para abrir deliberadamente la cerradura… ¿sólo qué quieres?”

Por un momento, la palabra yobai[10] apareció en la mente de Aiko, pero ella inmediatamente borró el pensamiento. Sacudió levemente la cabeza al recordar el hecho de que la otra persona era su alumno. Hajime sólo mantenía a raya la reprimenda de Aiko como un sauce sacudido por el viento, y él le dijo el motivo de esta desconsiderada visita.

“Bueno, lo siento por eso. Simplemente no quería que nadie supiera sobre esta visita. Quería hablar con sensei, pero antes, estaban los tipos de la Iglesia y el Reino, así que no podía hacerlo. Después de todo, el contenido de esta conversación podría haber enfurecido a esos chicos.”

“¿Una charla? Nagumo-kun, estaba bien hablar con sensei y los demás…”

Por casualidad, ella pensó que quería regresar con ellos, y los ojos de Aiko brillaron con expectativas. Si se trataba de una consulta de su estudiante, entonces era como si la habitación fuese la oficina de un profesor. Pero sus expectativas fueron inmediatamente denegadas por Hajime.

“No, no quiero volver, ¿sabes? Así que deja de mirarme con esos ojos llenos de esperanza… De lo que quiero hablar ahora es algo que pensé que sensei sería la más calmada para escucharlo. Después de esta charla, dejaré lo que quieras hacer a ti misma.”

Habiendo dicho eso, Hajime comenzó a contar la historia de los “Libertadores” y los Dioses Locos que escuchó de Oscar.

Hajime, obviamente, tenía sus propias razones para contarle a Aiko esta historia. De acuerdo con las intenciones de los dioses, los héroes; Kouki y los demás, fueron obligados a bailar en su juego, y los Dioses nunca tuvieron la intención de devolverlos a su propio mundo. Para salvar a la raza humana de la raza demoníaca, en otras palabras, para ganar la próxima guerra, es el resultado de los Dioses tirando de las hilos detrás del escenario, en primer lugar. Los héroes mismos sólo eran piezas interesantes que habían reunido sin ninguna razón real. Más bien, sólo pensaron que era más apropiado iniciar un nuevo juego utilizando los héroes.

Sin embargo, para Hajime, no había ninguna razón para explicar deliberadamente esto a Kouki y los demás estudiantes. No estaba interesado con lo que sus compañeros de clase querían hacer, y también sería solamente una molestia para él. Incluso si se lo dijera, ese hombre, que creía que la justicia siempre estaba de su lado, la mayoría no le creerían[11].

Porque estaba solo, entre las palabras de un chico que había cambiado drásticamente, y las palabras que pedían salvar a la mayoría, ni siquiera necesitaba pensar en quién confiarían. Más bien, porque muchas personas creen y adoran a “Ehito-sama”, solamente sería ridiculizado y criticado. Debido a eso, Hajime no quería ser relacionado con Kouki en lo más mínimo.

Sin embargo, por casualidad tras casualidad, terminó en reunirse con Aiko. Hajime mismo sabía que los principios principales de Aiko siempre se centraban sobre sus estudiantes. En otras palabras, independientemente de las circunstancias de este otro mundo, ella tranquilamente tomaría una decisión por el bien de sus alumnos. Siguiendo eso, a juzgar por la actitud de sus compañeros de clase de hoy, y la forma en la que anhelaban Japón, si era Aiko, sin duda sus palabras serían capaces de influir en ellos. Esos eran los pensamientos de Hajime.

Aunque, no sabía cómo su influencia iba a cambiar sus acciones. Con esta información, si los movimientos de Kouki y los demás se volvían diferentes de lo que planearon los Dioses, sin duda pondrían mucha más atención hacia Kouki y los demás. Hajime ya sabía que su existencia destacaría como un dolorido pulgar, cuando viajaba para conquistar las Grandes Mazmorras, y había la posibilidad de recibir la interferencia de los Dioses. Es por eso que, al pasar indirectamente la información usando a alguien en que confiaban, podría reorganizar las acciones de Kouki y los demás. Por lo tanto, podría retrasar ser notado por los Dioses. Su único objetivo era desviar la atención de sí mismo.

Además, sin depender de los Dioses, el objetivo de Hajime era buscar diferentes maneras para que ellos regresen. Por otra parte, al igual que los “Libertadores”, quería mostrarle a Kouki y los demás cómo sus aliados originales se convirtieron en enemigos manipulados, su intención es plantar la semilla de la desconfianza hacia los Dioses.

En primer lugar, él sólo era capaz de pensar en esta idea debido a la reunión por casualidad con Aiko, así que Hajime no esperaba nada de ello. Para Hajime, no había rencor ni odio hacia sus compañeros de clase. No era más que indiferencia hacia ellos. Si pudieran ser utilizados, entonces los utilizaría, y los abandonaría si no parecían útiles. Es por eso que no dio a conocer esta información, sólo por casualidad.

Habiendo escuchado la verdad de este mundo por Hajime, Aiko se quedó estupefacta. No se sabía si ella realmente lo entendió. Para procesar esta información, no importa qué tipo de ideas obtuvo, todavía le tomara más tiempo.

“Bueno, eso es todo. Eso es lo que llegué a conocer de las profundidades del Abismo. Dejaré lo que hacer después de esto a sensei. Está bien pensar de ello como una tontería, y también está bien pasar a la acción, si piensas que es la verdad. Haz lo que desees.”

“Na-Nagumo-kun, no me digas, para hacer frente a esos “Dioses Locos”… ¿comenzaste tu viaje?”

“Hah, eso no puede ser. Siento desde el fondo de mi corazón que no me importa lo que le suceda a este mundo. Sólo estoy buscando un método para volver. Es por eso que me fui de viaje. La razón por la que te digo esto es porque parece que sería conveniente hacerlo, eso es todo.”

Aiko tenía una indescriptible y sutil expresión, porque él resopló ante su pregunta. Aunque ella se sintió aliviada de que él precipitadamente no ponía su cabeza en peligro, no podía evitar fruncir el ceño como profesora, por la facilidad con la que dijo que desecharía a los demás. Pero, ella misma también hizo a sus estudiantes la primera prioridad en este mundo, por lo que no podía decir nada. Como resultado de ello, trató de cambiar de tema con una expresión sutil.

“¿Crees en eso?”

“Así es. Las Grandes Mazmorras son las llaves. Está bien si lo buscas si te interesan. Una vez que superes el 100º piso de Orcus, felizmente podrás encontrar la verdadera Gran Mazmorra. En primer lugar, al observar vuestras apariencias hoy, de inmediato moriréis cuando vayáis allí. Está fuera de discusión si no podéis ignorar una “Presión” de ese nivel.

Aiko se acordó de la presión que salía a borbotones de Hajime en la cena. Después de eso, ella abrió sus ojos, llenos con complejos sentimientos de simpatía, admiración, y otros diversos sentimientos cuando ella volvió a pensar en las duras condiciones que debe haber vivido.

Durante un rato, el silencio continuó. La habitación estaba llena de silencio. Hajime estaba seguro de que la información fue recibida después de ver la apariencia de Aiko. Y porque no tenía más asuntos, inmediatamente se dio la vuelta y se dirigió hacia la puerta. Detrás de él, Aiko le habló de un determinado estudiante que ella recordó cuando hablaban de la mazmorra Orcus.

“Shirasaki-san todavía no se ha dado por vencida en ti”
“…”

Hajime paro de caminar debido a las inesperadas palabras de Aiko. Entonces, Aiko habló en voz baja, con la espalda de Hajime delante de ella.

“Aunque todos creían que estabas muerto, ella es la única que no se dio por vencida en ti. Antes de que ella lo confirme con sus propios ojos, todavía cree que estas vivo. Incluso ahora, ella sigue luchando en la Gran Mazmorra de Orcus. A pesar de que Amanokawa-kun y los demás sólo van a la mazmorra para entrenar, el único propósito de ella es buscarte.”

“… ¿Está Shirasaki bien?”

Después de un largo silencio, Hajime preguntó a Aiko. Él, que tomó una actitud indiferente hacia ellos, comenzó a preguntar sobre otro con palabras de preocupación. Aiko, que descubrió que el Hajime original todavía existía, mostraba una expresión de alegría.

“S-sí. Aunque la Gran Mazmorra de Orcus es un lugar peligroso, su habilidad se ha desarrollado bien, y ella sigue conquistando la mazmorra. A veces vienen cartas de ella. ¿Tienes curiosidad por ella? Nagumo-kun y Shirasaki-san se llevaban bien después de todo.”

Aiko habló con una brillante sonrisa, pero Hajime solamente miró sin ninguna expresión por encima de su hombro, sin negar ni afirmar nada.

“Aunque no quise decirlo así… está bien si le dices esto cuando os enviéis cartas. De lo que ella debe tener cuidado no son las bestias demoníacas de la mazmorra. Son sus compañeros.”

“¿Eh? Qué estás…”

“Sensei, ya puedo adivinar la situación por la actitud de hoy de Tamai y los demás. La causa de mi caída en la batalla contra el Behemot, crees que fue sólo un accidente  « … », ¿verdad?”

“E-eso es… Sí. Alguna magia se salió de control y dio lugar a un accidental fuego amigo… Nagumo-kun todavía mantiene un rencor contra todos después de todo…”

“No pienso en nada de eso. Lo que quiero decir es esto. ¿Fuego amigo? Eso está mal. Esa fue una bala mágica que clara y específicamente se conjuró conmigo como el objetivo.”

“¿Eh? ¿Conjurado específicamente? Apuntado, ¿dices?”

La expresión de Aiko decía que no podía entender lo que quería decir. Pero, Hajime soltó las palabras que despiadadamente empujaron a más a Aiko en la preocupación.

“Esto significa, que un compañero de clase estaba tratando de matarme.”
“¿¡Kh!?”

Aiko estaba aturdida y su rostro palideció, “Sólo sé que el culpable es alguien relacionado con Shirasaki, es alguien que es capaz de matar a otra persona por envidia. Porque ella todavía está bien, es bueno aconsejar a Shirasaki para que tenga cuidado de un ataque por la espalda”. Después de dejar este mensaje, Hajime salió de la habitación.

‘Shin’, había una ilusión de un viento frío que soplaba en el interior de la habitación, y Aiko abrazó su propio cuerpo con ambos brazos. Había una posibilidad de que uno de sus preciosos alumnos trató de matar a un compañero. Además, utilizó un método cobarde al apuntar a su espalda cuando estaba al borde de la muerte. Para Aiko, que atesoraba a sus alumnos, era algo que no podía aceptar fácilmente. Pero, no podía negar las palabras de Hajime sin ninguna prueba. Su mente quería creer en sus estudiantes[12].

Con sus crecientes preocupaciones, la noches de insomnio de Aiko aumentaron.


«« Anterior capítulo | Siguiente capítulo »»


Notas

1 Pregunta y Respuesta.
2 No he encontrado nada de “like a willow when the wind blew”.
3 Voto para romperle las joyas de la familia. Así no se reproducirán más de estos tipos.
4 Es decir, estaba tan arraigado, sus mentes están tan contaminadas que no pueden pensar totalmente por sí mismos, y el tratamiento para ver la verdad llevará años…
5 “Bisque”, si es hablado como color, sería parecido al color crema o marfil. Sin embargo, no puedo adecuarlo de ninguna forma a una descripción de Yue.
6 “his vessel”, puede ser “eso”, u otra cosa.
7 Entonces su pólvora debe ser moderna. La pólvora antigua o negra, desprende un humo negro, y era más inestable. La moderna es más estable, y es más potente.
8 Para no repetir dos veces -noche-, he cambiado este por un sinónimo.
9 “while deeply entrusting her body”, es decir, te dejas caer en el sofá, y ya no deseas levantarte.
10 “Yobai”, es una ancestral costumbre japonesa que normalmente era practicada por un joven soltero y una mujer.

Por la noche, el joven soltero entraría sigilosamente en las casas con jóvenes mujeres solteras. Un hombre se colaría sigilosamente en la habitación de la mujer, y revelaría sus intenciones. Si la mujer accedía, dormirían juntos. Por la mañana él se iría. La familia de la chica sabría sobre ello, pero pretendería que no. Era habitual para que la gente joven encontrar un marido/mujer de esta manera.

En la actualidad, en cierta ciudad de Japón, aún se realiza esta práctica (no estoy seguro). Pero para no ser atrapado por la ley, tienes que entrar desnudo y dirigirte hacia la habitación de la chica. Otra cosa es forzarla cuando ella no de su consentimiento.
11 “that man who believed that justice always laid with the majority wouldn’t believe him”. Esta parte ha sido difícil de traducir, especialmente la parte de “always laid with the majority”, me la he inventado para que haya coherencia.
12 “Her mind that wanted to believe her students clashed with each other”. Modificado por no tener mucho sentido para mi esta frase.

14 Responses to Arifureta v6 c6

  1. stelvis says:

    Gracias por el cap ^^ deveris dar una revisada que me parece de haber visto un par de errores

    Like

  2. kurosamajesus says:

    Gracias por el cap

    Like

  3. Sphynx says:

    GRACIAS POR LOS CAPITULOS😀

    Like

  4. Pingback: Arifureta Shokugyou de Sekai Saikyou – Novela Web | Sekai to Mugen no Sora

  5. JuankaG says:

    “Hou, en otras palabras, no es un artefacto de este mundo… Si eso es así, debe ser hecho por alguien de un diferente mundo… y por supuesto el fabricante es…”

    “Soy yo.” se supone que (soy yo) complementa la frase anterior pero quería “el frabricante es soy yo” teniendo dos conectores hacen que la frase pierda algo de sentido y quede extraña.

    Like

  6. santiago says:

    gracias por la traduccion

    Like

  7. Gabriel says:

    Muy buen capitulo
    A solo espero que maten a Hiyama y el autor sea Hajime c:<

    Like

  8. Pingback: [Novela] Arifureta [96/??][Vol.10 Cap.06] – TuAnimeFreeBlog

  9. darlin abreu says:

    gracias por el cap espero que hajime se encuentre pronto con kioko entiendo que el a pasado por mucho pero ella de verdad se a esforzado por el desde el principio asi que espero mas de el asi ella

    Like

  10. Ecle Chan says:

    ahhh… este nuevo Hajime haciendo de las suyas como siempre sin importarle un comino el mundo, por otra parte.. ¿qué estarán pensando la panda de compañeros cobardes en este momento?
    la persona que habló con la mano ejecutora del crimen… se hará notar ahora? intentará usar a Hajime?

    Like

¿Algún comentario?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s