Mushoku Tensei prologo

Agradecimientos al Autor, el Staff de Baka-Tsuki y GT.


 Prólogo

Soy una persona de 34 años sin hogar ni trabajo.

{Aquí habla con “ore”, pero en futuro, cuando habla hacia los adultos usa “boku”.}

Soy un chico majo, rechoncho y feo, que lamenta como ha vivido su vida.

No estaba en la calle hace tres horas, era un veterano NEET quien no ha salido de su habitación desde hace años.

Sin embargo, mis padres habían fallecido sin que me diera cuenta.

Al ser un NEET no atendí la reunión familiar, ni siquiera el funeral.

Y al final, fui expulsado de casa.

 

Golpeé fuertemente las paredes y el suelo, y agitándome como si no hubiese nadie en casa, porque nadie me lo contó.

Estaba masturbándome en mi habitación en el día del funeral, cuando mis hermanos de repente entraron, vestidos con ropas de luto, y declararon que estaban cortando toda relación conmigo.

Los ignoré, y mi hermano menor cogió el bate de madera y destruyó el ordenador que valoraba más que mi vida.

Medio enloquecido, arremetí contra ellos, pero mi hermano mayor tenía un grado dan en karate, y fui golpeado con saña sucesivamente.

Lloré y rogué por el perdón de una manera desagradable, pero fui expulsado por la puerta, sin tener ni siquiera tiempo para cambiarme de ropa.

Aguante el fuerte dolor en mi pecho (la mayoría de mis costillas estaban probablemente rotas), y caminé tambaleándome por las calles.

Los reproches de mis hermanos aún resonaban en mis oídos cuando me marché de casa.

Habían duros insultos que eran difíciles de asimilar.

Mi corazón estaba destrozado.

¿Qué había hecho mal?

Todo lo que hice fue masturbarme por un vídeo loli sin censura durante el funeral de mis padres…

 

¿Qué debo hacer ahora?

No, mi mente sabe de verdad qué hacer.

Encontrar un trabajo o un trabajo a tiempo parcial, después un lugar para vivir y comprar algo de comida.

¿Cómo debo hacerlo?

No sé qué debo hacer para encontrar un trabajo.

Hmm, aún conozco cómo ir a “Hello”.

{Hello Work, una agencia gubernamental japonesa que te presenta ofertas de trabajo.}

Pero, aunque no esté demostrando que tengo más de 10 años de experiencia quedándome en casa, ¿cómo diablos sé dónde está Hello? Además, incluso si voy a Hello, escuché que sólo te presentan a un puesto de trabajo.

Tendría que llevar un currículum vitae, ir al lugar recomendado, y presentarme a la entrevista. Tendré que ir a una entrevista en una sudadera sucia cubierta de sudor y sangre.

De ninguna manera me contratarían. Incluso yo no contrataría a una persona vistiendo de esta manera. Tal vez sentiría compasión por él, pero definitivamente no lo contrataría.

¿Hay tiendas donde vendan currículum vitae?

¿Papelerías? ¿Tiendas de conveniencia?

Puede que en una tienda de conveniencia pueda tener si fuese, pero no tengo nada de dinero.

Y entonces, ¿qué voy a hacer si hago todo eso?

Suponiendo que yo tenga suerte, podría arreglarme de alguna manera pedir dinero prestado a una entidad financiera, conseguir un cambio de ropa, y comprar algunos currículum vitae y cosas para escribir.

 

Escuché que no puedes completar un currículum vitae si no escribes tu residencia.

 

Se acabó. Justo en este momento, finalmente encontré que vida ha llegado a su fin.

…Hah.

Empezó a llover.

Eran finales de verano, el periodo que empieza a hacer frío. La helada lluvia atravesó a través de mis ropas, que había llevado por no sé cuántos años, robándome sin piedad el calor corporal.

Si pudiera empezar de nuevo desde el principio.

No puedo evitar decir eso.

No había nacido como un humano tan desagradable.

Nací como el tercer hijo de una familia un tanto adinerada. Dos hermanos mayores, una hermana mayor y un hermano menor. El cuarto entre cinco hermanos. En la escuela primaria fui elogiado por ser inteligente aún siendo joven.

A pesar de que no me consideraba bueno en los estudios, lo era en los juegos, un mocoso quién era bastante bueno en los deportes. Incluso fui una vez el centro de atención de mi clase.

En la escuela intermedia entré en el club de ordenadores, consulté muchas revistas, y ahorré suficiente dinero para montar un ordenador. Sobresalí entre mi familia, ninguno de ellos podía escribir una sola línea de códigos.

{Los japoneses al igual que otros países, poseen una escuela intermedia, o “junior high school” entre primaria y secundaria.}

El punto de inflexión en mi vida fue en secundaria… No, empezó en el tercer año de la escuela intermedia. Estaba tan ocupado jugando con el ordenador que descuidé mis estudios. Pensando en ello ahora, ese momento fue cuando todo comenzó.

Pensé que lo que aprendía era inútil para el futuro. Sentí que no podía aplicarse a la vida real.

Al final, entré en la más idiota escuela de secundaria, considerada la peor en la prefectura.

Aún así, pensé que no era nada.

Sentí que tendría éxito si me ponía serio, y que era diferente respecto a los otros idiotas. Eso fue lo que pensé.

 

Todavía recuerdo el incidente de ese entonces.

Mientras estaba haciendo cola para comprarme el almuerzo en la cafetería, había un chico que se coló.

Murmuré un par de frases como si estuviese actuando con justicia. Eso fue debido a mi extraño orgullo y la personalidad chuunibyou que tenía.

{Chuunibyou, síndrome del octavo grado.}

Desafortunadamente, él era mi senpai, y una de las personas más peligrosas en la escuela.

{Senpai, compañero de un curso mayor al tuyo.}

Terminé siendo golpeado en la cara hasta que estaba hinchada, desnudado y atado en frente de la escuela.

Tomó un montón de fotografías, y rápidamente las distribuyó por toda la escuela.

Caí a lo más bajo de la jerarquía en un instante, los demás se rieron de mi, e incluso obtuve el sobrenombre de “Chico prepucio”.

No fui a la escuela por un mes, y me convertí en un hikikomori. Al verme así, mi padre y mis hermanos me dijeron irresponsables palabras hacía mi cómo: Saca a relucir tu valor, da lo mejor.

{Hikikomori, básicamente un nini (ni estudia ni trabaja), prefiere quedarse en casa jugando al ordenador, aunque a veces por otros motivos…}

No fue mi culpa.

Nadie en ese tipo de situación querría continuar asistiendo a la escuela. De ninguna manera.

Por lo tanto, sin importar lo que cualquiera dijese, yo firmemente continuaba con mi estilo de vida cerrada.

Sentí que los compañeros que me conocían, estaban viendo mis fotos y burlándose de mí.

Incluso si no saliese, siempre y cuando tenga el ordenador e internet, puedo pasar mi tiempo. Debido a la influencia de internet, me interesé por muchas cosas, e hice una gran variedad de cosas. Montando modelos de plástico, pintando figuritas y creando blogs. Mi madre estaba dispuesta a apoyarme y parecía que me ayudaría con dinero siempre y cuando lo pidiese.

Pero estaba cansado de todo eso en menos de un año.

Perdí mi motivación cada vez que veía a alguien siendo mejor que yo.

Para los demás, simplemente estaba pasando el rato. Pero como estaba solo con mucho tiempo libre, escondido en mi oscuro caparazón, no tenía nada más que hacer.

No, incluso cuando pienso en eso, no es nada más que una excusa.

Por lo menos, hubiese sido una mejor opción convertirse en un mangaka y empezar a publicar web cómics terribles, o ser un novelista web y comenzar a publicar novelas.

Mucha gente, con quien compartía circunstancias similares, hicieron algo como esto.

Me burlaba y menospreciaba a esas personas.

Burlándome de sus creaciones, pensando como si fuese un crítico, diciendo cosas como “Es peor que la miera”, criticándolos.

A pesar de que no hice nada en absoluto…

 

Quiero volver atrás.

Sí es posible, quiero volver a la escuela primaria, el punto más culminante de mi vida, o atrás a la escuela intermedia. No, incluso sí es hace uno o dos años. Incluso sí es un poco en el tiempo, todavía puedo hacer algo con esto. A pesar de que me di por vencido a medio camino, podría empezar de nuevo sin importa qué.

Sí pongo mi mayor esfuerzo, aunque no llegue a ser el mejor, al menos podría ser un profesional.

“…”

 

¿Por qué no pude hacer nada hasta ahora?

Una vez tuve un montón de tiempo. A pesar de que no salía de mi habitación durante ese tiempo, podría haber hecho un montón de cosas siempre y cuando me sentase delante del ordenador. Incluso si no podía llegar a la cima, podría estar en un lugar en el medio y continuar poniendo esfuerzo.

Manga, novelas, juegos, o incluso codificación. Sí hubiese puesto todo el esfuerzo posible, debería haber sido capaz de conseguir pequeños logros. Incluso dejando de lado si estos logros podrían convertirse en dinero…

Ah, no importa. Es inútil.

Nunca había trabajado duramente antes. Incluso sí volviera al pasado, probablemente terminaría en un lugar similar, y me quedaría estancado en ese lugar. Terminé así porque nunca pude superar las barreras que un ser humano normal podría.

“¿Hm?”

En algún lugar en la fuerte lluvia, oí a personas discutiendo.

¿Sobre qué es este alboroto?

Es muy molesto. No quiero estar involucrado. A pesar de que yo estaba pensando eso, mis pies querían dirigirse a ellos.

“— Por eso, tú —”

“Tú eres el —”

Entrando en mi vista, parecían ser tres estudiantes de secundaria teniendo una riña de enamorados.

Dos chicos y una chica. Iban vestidos con los poco comunes uniformes de estudiantes con cuello y uniformes de marineras.

Parecía que había una especie de guerra harén ocurriendo. El chico más alto estaba discutiendo con la chica, y el otro chico estaba tratando de mediar, pero ambas partes se estaban peleando y no escuchaban en absoluto.

(Hmm, me pasó algo así antes.)

Una vez tuve una linda amiga en la escuela intermedia. Ella podría considerarse linda, tal vez con un cuatro o cinco. Participó en el club de atletismo y tenía el pelo corto. Tenía el tipo de apariencia que haría que dos o tres personas de cada diez se girasen. Sin embargo, yo estaba muy apasionado sobre un particular anime y sentí que los del club de atletismo deberían tener coleta, así que pensé que era una chica fea.

Sin embargo, su casa estaba cerca de la mía, y frecuentemente compartíamos la misma clase durante la escuela primaria, así que volvimos a casa juntos más de una vez. Tuvimos muchas oportunidades de hablar juntos, y también discutíamos a veces. Es una pena. En mi actual estado, sólo con escuchar las palabras “escuela intermedia”, “amiga de la infancia” y “club de atletismo”, es suficiente para correrme 3 veces.

Por cierto, me enteré de que mi amiga de la infancia se casó hace siete años.

Escuché el rumor del salón, donde mis hermanos estaban hablando.

Nuestra relación no era mala. Hemos sido capaces de hablarnos sin contemplaciones ya que nos conocíamos el uno al otro desde la infancia.

No creo que le gustase a ella, pero si hubiera estudiado duro y entrara a la misma escuela secundaria, o sí me hubiera unido al club de atletismo y entrara en la misma escuela por recomendación, podría haber levantado una bandera. Sí me hubiese confesado seriamente, podríamos estar saliendo el uno con el otro…

{“Raise a flag”, levantar una bandera, procede de los juegos de simulación de citas cuando cumples una condición, es decir, tener una oportunidad con esa chica.}

Podría haber coqueteado y discutido con ella al igual que el trío, y hasta podríamos haber hecho cosas pervertidas en una clase vacía después de clases.

Hah, ¿qué eroge es este?

(Ahora que lo pienso, estas personas son malditos riajuus. Sólo explotad ya… ¿Hm?)

{“Riajuu”, el guapo… Las personas que utilizan este termino demuestran envidia.

En realidad es la abreviación de “una persona que vive una vida real plena”, en la realidad, no el mundo virtual.}

De repente, en un instante, me di cuenta.

Un camión estaba dirigiéndose hacia el trío a una tremenda velocidad.

Además, el conductor del camión estaba tumbado boca abajo sobre el volante.

 

Estaba conduciendo en un estado de falta de sueño.

Y los tres todavía no se habían dado cuenta.

“¡¡P-p-p-Peligro!!”

Traté de advertirles al gritarles, pero no había usado mis cuerdas vocales por unos diez años, y la fría lluvia junto al dolor de mis costillas, causó que se encogiesen más. Una débil y temblorosa voz que emití, desapareció en la lluvia.

Debo salvarlos, tengo que hacerlo. Al mismo tiempo, pensé, ¿por qué tengo que salvarlos?

Tuve el presentimiento de que sí no los salvara, lo lamentaría cinco segundos más tarde. Sin duda lo lamentaría sí viera morir a esas tres personas siendo aplastadas en una masa sangrienta por el camión.

Arrepentimiento de no salvarlos.

Por lo tanto, tuve que salvarlos.

En cualquier caso, pensé que probablemente moriría de hambre sobre el borde de la carretera poco después. Por ese momento, al menos, me esperaba tener alguna satisfacción.

No quiero quedarme lamentándolo al final.

 

— Corrí hacia ellos mientras cojeaba.

 

Mis piernas no se movían como yo quería, ya que no se habían movido mucho en los últimos diez años. Fue la primera vez en mi vida que deseé haber hecho más ejercicio. Las rotas costillas estaban palpitando con un insoportable dolor, dificultando cada uno de mis pasos. Fue la primera vez en mi vida que deseé haber tomando más calcio.

Me dolía. Me dolía tanto que no podía correr.

Pero todavía seguía corriendo. Corrí.

Estaba corriendo.

El chico que estaba discutiendo, abrazó a la chica cuando se dio cuenta del camión que se aproximaba delante de sus ojos. El otro chico estaba de espaldas al camión y no lo vio, simplemente estaba sorprendido por la repentina acción de su compañero. Agarré por su cuello sin contemplaciones y use toda mi fuerza para tirar de él. El chico fue apartado y cayó al borde de la carretera, fuera de la dirección del camión.

Bien. Quedan dos.

Junto cuando tuve este pensamiento, el camión estaba frente a mí. Había planeado tirarlos desde una distancia segura, pero mientras les apartaba, el retroceso me hizo avanzar.

Era de esperar, y ni siquiera habría importado si pesaba más de 100 kilos. Como resultado de haber corrido con mis temblorosas piernas, fui arrastrado hacia delante por el impulso.

 

Sentí una luz detrás de mí en el momento que fui golpeado por el camión.

¿Era esa la rumoreada luz del flashback antes de la muerte? No podía ver nada durante ese corto instante. Fue demasiado rápido.

¿Significaba que había hecho tan poco en mi vida?

Me envió despedido hacia el muro de hormigón por un camión 50 veces más pesado que yo.

“¡Puhh…!”

El aire de mis pulmones fue expulsado. Mis pulmones se contrajeron, exigiendo aire tras la intensa carrera.

No podía emitir ningún sonido. Pero aún no estaba muerto. La grasa acumulada fue lo que probablemente me salvó…

Pero una vez que pensé eso, el camión apareció ante mis ojos de nuevo.

Me aplastó como un tomate entre el suelo de hormigón y el camión.

¿Algún comentario?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s