Mushoku Tensei v1 c2

Agradecimientos al Autor, el Staff de Baka-Tsuki y GT.


 Inexpresiva sirvienta

 

Parte 1

Lilia fue una vez una sirvienta-guardiana para las concubinas de Asura.

Una sirvienta-guardiana es una sirvienta y también era una guardiana.

Guardianas-sirvientas por lo general hacen el trabajo de una sirvienta, pero si cualquier cosa ocurra, ellas agarrarían una espada para proteger a su amo.

Lilia cumplió fielmente su deber. En cuanto a su trabajo como sirvienta se refiere, no habían quejas.

Pero como espadachín su capacidad era promedia, nada fuera de lo común.

{Añade además “a dime in a dozen” que es como decir nada fuera de lo común.}

Y así, se descuidó en una batalla contra un asesino quién tenía de objetivo la recién nacida princesa, y fue herida en la pierna por la daga del enemigo.

La daga se recubrió en veneno que era estaba específicamente destinado para matar a la realeza.

No había antídoto o magia curativa que era capaz de tratar un veneno tan calamitoso.

La herida fue inmediatamente tratada, y ella sobrevivió gracias a sus doctores que probaron gran variedad de métodos para curarla, pero habían efectos secundarios que permanecieron.

No habían causado problemas para su vida diaria, pero no podría correr o pisotear de nuevo.

El reino la despidió sin dudarlo.

No era un tema poco común, y Lilia aceptó esta suerte por ella misma.

Después de haber perdido sus habilidades, se daba por hecho que perdería su posición.

A pesar de que no se le dio dinero como indemnización, lo consideró afortunado que no fuera silenciada en secreto por haber servido en el interior del palacio.

 

Lilia abandonó la capital.

La mente maestra detrás del intento de asesinato no fue encontrado.

Habiendo entendido las reglas del personal de las concubinas, sabía que había la posibilidad de que ella fuese la siguiente víctima.

Tal vez el palacio dejó a Lilia marcharse para hacer salir a la mente maestra.

Siempre se preguntó por qué a ella, quien no tenía un antecedentes importantes, había sido aceptada en el interior del palacio. Fue ahora cuando finalmente lo entendió, ellos simplemente querían contratar a sirvientas quienes podían usar y tirar.

Sin importar la razón, ella tendría que irse de la capital lo más rápidamente posible, por su propia seguridad.

A pesar de que el reino la trataba como cebo, no tenía la obligación de quedarse porque nadie se lo había ordenado.

Y no tenía ningún sentido del deber que cumplir.

 

Lilia cambió de diligencias y llegó a la región de Fedoa, que tenía extensas tierras agrícolas, ubicadas en la frontera.

Era un lugar relajante de vastos campos de trigo, con la excepción de la ciudad fortaleza de Roa, donde vivía el gobernante.

Lilia tenía la intención de encontrar un trabajo aquí.

Pero como fue herida en la pierna, no era capaz de conseguir trabajos que requerían fuerza.

Al menos podía enseñar esgrima, pero era mejor para ella ser contratada como sirvienta.

Porque el salario era más alto.

En la frontera, habían muchos que podían manejar la espada o podían enseñar esgrima, pero una sirvienta bien versada en asuntos domésticos era relativamente poco común.

Dado que la oferta era baja, el salario se incrementaría.

{Ley de la oferta y la demanda, cuanto más bajo sea la oferta, más demanda habrá, y por eso subirán los precios, y viceversa.}

Sin embargo, sería peligroso para ella ser contratada por el gobernante de Fedoa o cualquier noble de alta clase de un estatus similar…

Estas personas seguramente tendrían relaciones con el rey.

Sí supieran que ella fue la sirvienta quien una vez trabajó para las concubinas del palacio, había la posibilidad de que sería tratada como herramienta política.

Y por esta razón, Lilia me mantuvo muy lejos.

No quería experimentar otra vez una experiencia cercana a la muerte.

A pesar de que era un poco injusto para la princesa, Lilia esperaba mantenerse lejos de las peleas de la realeza por el poder.

{Probablemente un asesinato para evitar un potencial candidato al trono.}

 

Pero sí su salario era demasiado bajo, no tendría suficiente dinero para enviárselo a su familia.

Tratando de encontrar un trabajo seguro y con un salario garantizado no era fácil.

 

Parte 2

Tras correr por todas partes durante un  mes, Lilia se encontró con una nota de contratación.

Un caballero de baja clase de la aldea de Buina, localizada en la región de Fedoa, estaba buscando contratar una sirvienta.

Por encima de todo, la nota decía que daría especial prioridad a alguien con experiencia en el cuidado de los niños o quien tuviese conocimiento de partera.

{Partera, para los partos, una comadrona/matrona. Persona cualificada para asistir un nacimiento.}

Buina era una pequeña aldea a las afueras de Fedoa.

Una aldea entre aldeas. Una extremadamente aldea rural.

Era muy inconveniente, pero este era el lugar que buscaba.

El empleador siendo caballero de baja clase era también un inesperado buen hallazgo.

Y lo más importante, ella reconoció el nombre del posible empleador.

Paul Greyrat.

Fue pupilo junto a Lilia.

{La frase original dice que fue el protegido/pupilo de Lilia, pero con las siguientes líneas, no tendría sentido…}

Un hijo despilfarrador de un noble, quién un día, de repente irrumpió en el dojo donde estaba Lilia aprendiendo esgrima.

Según él, se había ido de casa tras una pelea con su padre, y había llegado al dojo para aprender esgrima.

Aunque fuera un estilo diferente, el también había aprendido esgrima en casa, y poco después, superó a Lilia.

A Lilia no le hizo gracia este hecho, pero dado que había entendido que no tenía talento, se rindió.

Paul, quien estaba completamente rebosante de talento, fue desterrado del dojo tras cometer un error.

Sólo dejó a Lilia una simple frase, “Voy a ser un aventurero.”.

Un hombre como la tormenta.

 

Hace 7 años desde que fueron por caminos diferentes.

En aquel momento, se había convertido en un caballero y se había casado…

A pesar de que no sabía que tipos de obstáculos había experimentado en su vida, Paul no era un mal tipo en medida de lo que Lilia podía recordar.

Si ella le contase sobre sus problemas, estaba segura de que le ayudaría.

Sí eso no funcionara, entonces mencionaría los pasados sucesos.

Había algunas cosas que podía utilizar para negociar.

Después de contemplar todos estos factores, se dirigió a Buina.

Paul contrató a Lilia sin ninguna queja.

Parecía que estaba muy ansioso porque su esposa Zenith estaba a punto de dar a luz.

A Lilia le habían enseñado completamente a ser comadrona para el nacimiento de la princesa. Por otra parte, ella era alguien que él conocía, quien conocía sus antecedentes.

Lilia fue recibida con una cálida bienvenida.

Su salario era también más de lo que ella había esperado, y así cumplió su deseo.

 

Parte 3

El niño nació.

No había ningún problema con el parto. Fue justo como le habían entrenado en el palacio.

No hubo ningún problema en absoluto. Fue un gran éxito.

Sin embargo, el niño no lloró cuando nació.

Lilia comenzó a sudar.

{No sé cómo traducir “broke into a cold sweat”, según sus significados es por miedo o ansiedad, aunque en este caso serían escalofríos…}

El bebé expulsó los líquidos amnióticos inmediatamente después de haber nacido, pero se limitó a mover la cabeza sin ninguna emoción y sin hacer ningún ruido.

{Yo también tendría miedo que pasase eso… Pero hablando de eso, usando Google Translator, “sucked out” pasa a ser chupado/aspirado, algo que ningún bebé haría porque es básicamente su orina y otras cosas, aunque no estoy seguro de ello.}

El rostro inexpresivo evocaba un niño muerto.

Lilia tocó al bebé, y tenía latidos. Respiraba también.

Pero no estaba llorando.

Lilia recordó las palabras de su superior como guardiana-sirvienta.

Los bebés que no lloran al nacer suelen tener complicaciones.

En el instante que pensó esto.

“Ah, ah.”

El bebé miró hacia ella, y murmuró algo en su aturdimiento.

Lilia se relajó tras escuchar eso.

A pesar de que no había ninguna evidencia, sintió que no deberían haber problemas.

 

Parte 4

El nombre del niño era Rudeus.

Era un extraño niño. Nunca lloraba o se quejaba. Al principio, asumió que su cuerpo era un poco más débil, por lo que cuidarlo no requeriría mucho esfuerzo.

Pero esa idea sólo apareció al principio.

Después de que Rudeus aprendiera cómo gatear, empezó  a moverse por toda la casa.

Cualquier lugar de la casa. La cocina, la puerta trasera, el almacén, el lugar del material de limpieza, la chimenea… etc.

{Realmente, no d2

Incluso subió a la segunda planta, aunque nadie se podía imaginar cómo lo hizo.

De cualquier manera, desaparecería cuando nadie estaba pendiente de él.

Pero se encontraría en algún lugar de la casa.

Rudeus nunca salió de casa.

{El pasado NEET aún le afecta.}

Ocasionalmente miraba fuera por las ventanas, parecía que todavía tenía miedo a salir fuera.

Lilia estaba instintivamente asustada de este bebé, y uno tenía que preguntarse cuando comenzó.

Probablemente fue en el momento en que ella lo encontró después de desaparecer.

La mayoría del tiempo, Rudeus estaría sonriendo.

A veces, estaría mirando las verduras, se quedaría observando las parpadeantes velas, o simplemente mirando las bragas que aún estaban por ser lavadas.

Rudeus musitó ruidos y mostró una sonrisa que hacía que la gente se sienta disgustada.

 

Era una sonrisa que naturalmente desagradaba a la gente.

 

Cuando Lilia estaba trabajando en el interior del palacio, había tenido que ir al palacio principal para sus misiones, y los oficiales nobles de alto rango que ella se encontraba tenían sonrisas similares.

Eran calvos, tenían vientres rechonchos, y la miraban de reojo cuando se fijaban en sus pechos. Similarmente a un bebé que nació no hace mucho.

Era excepcionalmente aterrorizante cuando ella tenía que cargar a Rudeus.

Sus fosas nasales se agrandarían, los bordes de su boca se curvarían, y su respiración se aceleraría mientras su cara se enterraba en su pecho.

{En el de Lilia.}

Y entonces haría ruidos extraños, “Huuu” y “Orhhh” aparentemente riéndose mientras hacia esos sonidos.

{Rudeus sabe disfrutar de su vida…}

En ese instante, todo el cuerpo de Lilia estaba totalmente temblando de escalofríos.

Y tenía la tentación de tirar al bebé y estamparlo contra el suelo.

Este bebé no era lindo de ninguna manera. Su sonrisa causaba miedo en los demás.

La misma sonrisa que tenían los oficiales de alto rango cuando compraban muchas esclavas jóvenes.

Se suponía que era un bebé recién nacido.

Lilia sintió un insoportable malestar, e incluso experimentó los sentimientos de peligro.

Lilia reflexionó sobre eso.

Este bebé era muy extraño. ¿Podría haber algo malo que lo estuviese poseyendo? O era algo similar, como una maldición.

Después de haber pensado esto, comenzó a sentirse extremadamente ansiosa.

Fue a la tienda de objetos, y gastó lamentablemente el dinero para comprar algunas cosas necesarias.

Cuando los Greyrats se fueron a dormir, ella hizo su ritual casero para expulsar el mal.

Por supuesto, esto se mantuvo en secreto de Paul y su familia.

 

Al segundo día, después de cargar a Rudeus de nuevo, Lilia lo entendió.

Fue inútil.

{Si no sabes cómo hacer un exorcismo, tienes la iglesia…}

Y todavía seguía siendo desagradable como de costumbre. Era extraño que un bebé mostrase tal expresión.

Zenith dijo, “Cuando alimento a este bebé con leche, él lamerá…”

Esto se había convertido en indignante.

Paul no tenía límites en lo que respecta a las mujeres, pero nunca fue tan repugnante.

Era tan extraño que fue descartado como hereditario.

Lilia recordó de nuevo.

Había escuchado una historia en el palacio.

En el pasado, un príncipe de Asura estaba poseído por un demonio. Para revivir ese demonio, él gatearía con sus extremidades cada noche.

Y cuando una desprevenida sirvienta lo abrazó, y el príncipe la apuñalo con un cuchillo escondido detrás de él, matándola.

Era demasiado aterrorizante.

¿Es Rudeus algo como eso?

No había duda. Era ese tipo de demonio.

Él sigue siendo obediente por ahora, pero un día despertada, y cuando todos estemos dormidos, uno por uno él ira…

Ahh… Es demasiado temprano, demasiado pronto para decidir esto. No debería haber tomado este trabajo.

Seré atacada tarde o temprano.

… Lilia era una persona que seriamente creía en tal superstición.

 

Parte 5

Durante su primer año de trabajo, ella todavía tenía miedo de él.

{Pone “he”, debería ser ella “she”. Un pequeño error creo…}

Pero ella no sabía cuando los impredecibles movimientos de Rudeus empezarían a cambiar.

No desapareció cómo y cuando quería, y normalmente se quedaba en el estudio de Paul en la segunda planta.

Hablando de estudiar, sólo era una habitación con unos cuantos libros.

Rudeus se quedaba sin irse. Lilia observaba en secreto, y lo descubrió murmurándose a sí mismo mientras leía los libros.

Fueron murmullos sin sentido.

O se suponían que eran, por lo menos, ya que no era una lengua comúnmente utilizada en el continente central.

Todavía era demasiado pronto para que aprendiese cómo hablar. Por supuesto, aún tenía que aprenderse el alfabeto.

No era más que un niño mirando un libro y haciendo sonidos aleatorios.

O que solamente era demasiado extraño.

 

Lilia siempre había tenido la sensación de que esos sonidos contenían significado y estructura.

Rudeus parecía entender los contenidos del libro.

Era demasiado aterrador… Lilia siempre pensó eso cuando observaba a Rudeus desde la brecha del marco de la puerta.

Sin embargo, nunca volvió a sentirse disgustada con él por inexplicables razones.

Ahora que lo pienso, la fuente desconocida de malestar desapareció poco a poco desde el momento en que se encerró en esa habitación.

{En esta línea hay un error, “he confined himself t that room”, o sobra una ‘t’ o falta un “in/on”.}

A pesar que de que en ocasiones mostraba su desagradable sonrisa mientras ella le cargaba, no se sentía repugnante.

No enterraría su rostro dentro de su pecho, y no jadearía repentinamente.

¿Por qué siempre le había encontrado aterrador?

Recientemente, ella comenzó a sentir que él estaba siendo sincero y trabajador, y no quería molestarlo.

Zenith parecía compartir los mismos sentimientos.

Después de eso, Lilia sintió que no darle atención sería lo mejor.

Era una idea que iba contra del sentido común.

De hecho, era anormal para los seres humanos no cuidar a un niño nacido no hace mucho.

Sin embargo, recientemente habían signos de sabiduría en los ojos de Rudeus.

Mostró perversos ojos sólo por unos pocos meses, pero en este punto, había una fuerte voluntad y deslumbrante conocimiento en ellos.

{Dice “chikan”, pero no creo que quede bien.}

¿Qué debería hacer? A pesar de que tenía el conocimiento para cuidar de los niños, la inexperta Lilia lo encontró difícil de comprender.

No podía recordar sí fue su superior como guardiana-sirvienta o su madre en su pueblo natal, quien dijo esto, que no había una forma correcta de criar a un niño.

Por lo menos, ya no se sentía disgustada, incómoda o asustada.

Así que decidió que lo mejor era no molestarlo y permitirle volver a cómo era originalmente.

… Vamos a dejarlo como está.

Finalmente concluyó Lilia.

¿Algún comentario?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s