Unborn v1 c3

Agradecimientos a Binhjamin.


Capítulo tres

 

“¿¡Qué has hecho!?”, la estridente voz de su madre sonó fuera de la casa.

Miro por la ventana y veo como mi madre regaña a mi padre por cortarme el pelo. Bien había estado pasando mis hombros y se seguía enredando cuando estaba trabajando. Cuando me escuchó quejarme, lo tomó como una oportunidad para recortarlo. Mi madre no estaba contenta. Me apresuré para tratar de calmarla, pero mientras tiro de su vestido, ella se da la vuelta. Lo que veo no fue su dulce cara y sus cariñosos ojos, pero en cambio, su mirada era sin vida.

“¡Madre!”

Saltando con un grito de sorpresa, me despierto para encontrarme en un lugar desconocido. La cama es lo suficientemente grande para dos personas y las sábanas contra mi piel se sienten agradables, en lugar la lana que pica a la que me acostumbré. Había una ventana en mi habitación y pequeñas cortinas rosadas bloquean mi vista hacia el exterior, pero puedo decir que estaba sobre el mediodía por la luz que traspasaba.

“Finalmente estás despierto”, dice una sorprendida voz desde la esquina de la habitación. Girándome, encontré una mujer cercana a la edad de mi madre, que está llevando una bandeja con un tazón pequeño y una toalla.

Creo que debería decir algo, pero no importa cuánto lo intentara, las palabras no saldrán de mi boca.

“Te traeré algo de comer, así que no te esfuerces”, dijo la mujer mientras tenía una cálida sonrisa.

Unos momentos más tarde, la mujer regresa llevando un tazón de avena y un vaso con zumo. Mi estómago empieza a gruñir ya que el olor de  la comida llega a mi nariz, haciendo que la mujer ría ligeramente. Ella coloca el recipiente sobre una pequeña mesa junto a la cama, y pone una mano en mi frente.

“Nos tenías bastante preocupados por dormir tres días. Oh, dónde están mis modales, me olvidé de presentarme, mi nombre es Anne.”

La miro e inclino mi cabeza ligeramente, y aún así las palabras no salen de mi boca. Cojo el tazón y tomo una cuchara. Sabe tan bien como si no hubiera comido nada en una semana. Mientras estaba comiendo lentamente, Anne me miraba con una preocupada expresión.

“¿Puedes decirme tu nombre?, me pregunta mientras pongo a un lado la taza ahora vacía.

Por unos breves momentos, pienso sobre lo que debo decir, pero al final la palabra que sale de mi boca está tensa.

“Skyler.”

Declaro mi nombre como si estuviera tratando de hablar a través de mis dientes apretados.

“Skyler-kun, por favor, descansa todo el tiempo que necesites.”

Dijo Anne antes de recoger los platos vacíos y salir de la habitación.

Mientras la veo irse, creo que hay algo que debo decir, pero no importa lo mucho que lo pienso, nada viene a la mente. Cuánto más pienso, menos son las palabras que vienen a la mente.

¿Importa que todos se han ido? Me digo a mí mismo mientras recuerdo los cuerpos crepitando en la aldea que siempre había llamado hogar.

Cerré mis ojos y traté de volver a dormir, pero cada vez que cierro los ojos, veo el rostro sin vida de mi madre. Saltando de la cama, abro la puerta de la habitación y encuentro un largo pasillo. Después de buscar un poco, me las arreglé para encontrar la puerta que da al exterior.

Mi cuerpo fue bañado por la calidez de la luz, tan pronto como salí de la gran casa. Además, en ese momento, escuché un fuerte gruñido viniendo del lado sur del edificio. Moviéndome por ahí, me encuentro a mí mismo mirando a una gran criatura gris de cuerpo voluminoso con el cuello largo y dos pequeñas alas.

“Dragón, es un dragón de verdad.”

La criatura que siempre había querido ver ahora estaba de pie frente a mí, comiendo silenciosamente. Al darse cuenta de mí, el dragón levanta su cabeza mientras me miraba fijamente, y entonces vuelve a comer.

Después de un corto tiempo, apareció un dragón más pequeño y se acercó a donde Sky estaba mirando al dragón más grande, y comenzó a flotar su cabeza en su hombro. Aunque el nuevo dragón era, obviamente una cría, todavía era del tamaño de un gran caballo, ya que el cuerpo totalmente maduro de uno era del tamaño de la antigua casa de Sky.

Levantándolo, Skyler acaricia la cabeza del dragón que estaba agachado para frotarse contra él. La piel bajo sus manos se sentía áspera, pero familiar por alguna razón.

“Parece que Lorna ha tomado un interés hacia ti.”

Dijo una ligera voz detrás de mí. Una chica de unos dieciséis años vino con una silla y comenzó a ponerla en el dragón más pequeño, que felizmente lamió el rostro de la chica, haciendo su tarea mucho más difícil.

Después de haber ceñido la silla y haber comprobado las correas tres veces, ella se sentó a su lado.

“Soy Lilly. Mamá dijo que despertaste Sky-kun, pero no sabía que te encontraría aquí.”

“Lorna es mi dragón desde que ya me vinculé a ella, pero si quieres, te puedo llevar en un paseo”, dijo Lilly cuando Sky apartó sus ojos y miró de nuevo al dragón.

Al oír su oferta de llevarme a montar el dragón, no puedo evitarlo y asiento vigorosamente con la cabeza, mientras al mismo tiempo mi mente estaba gritando con fuerza “¡Por favor!”, aunque por alguna razón, las palabras no llegaron a mis labios.

“Entonces, vamos”, dice Lilly mientras toma mi mano y me tira hacia el dragón más pequeño. Ya que estoy cerca del dragón, me mira y da una profunda bocanada, y entonces se tumba sobre sus piernas hasta lo más bajo por lo que es fácil para mí subirme. Lilly, observando el comportamiento de su dragón, inclina su cabeza con curiosidad y se sube delante de mí.

A medida que salimos, Lilly agarra mis brazos, que están colgando de mis lados, y los pone alrededor de su cintura.

“Tienes que agarrarte con fuerza, de lo contrario te caerás Sky-kun.”

Me siento caliente mientras mi cara se enrojece, pero hago lo que me dijo y mantengo mis manos envueltas alrededor de su delgada cintura. Mientras estaba aferrado, una repentina sacudida en el movimiento del dragón hace que mis manos se deslicen y rocen el fondo de los suaves montículos. Después de que sucediese un par de veces, Lilly se gira y me da una dura mirada.

“Mantén un buen agarre”, dice ella. La agradable voz de antes se fue[1].

Lilly dirige al dragón a un pequeño arroyo que corre desde la zona boscosa, detiene al dragón y se baja. La imito y me bajo del dragón. Mis costados y mi trasero duelen como si hubieran sido pateados. Al verme caminar un poco con las piernas arqueadas mientras me froto los cuartos traseros, Lilly suelta una breve carcajada.

“Te acostumbrarás a ello”, dije ella con una brillante sonrisa.

“Quédate aquí con Lorna. Tengo que recoger algunas cosas para madre”, dice Lilly mientras se dirige hacia el bosque.

La observo mientras ella se va, y entonces camino hacia el lado del arroyo y me siento. Lorna me da un empujón con su cabeza y entonces se pone detrás de mí. Inclinando mi espalda contra el dragón, miro al cielo mientras escucho la respiración del dragón.

No sé cuánto tiempo ha pasado, pero de repente Lorna levanta un poco la cabeza y mira a la parte del suelo que está un poco a mi izquierda. Siguiendo su línea de visión, noto una pequeña serpiente blanca deslizándose lentamente hacia mí. Estoy un poco sorprendido al principio, pero no siento ningún peligro de la criatura mientras se arrastra con curiosidad hacia mí.

Cuando estaba a mi alcance, la serpiente levanta su cabeza como si me señalase a acariciarlo, lo cual hago con mi mano mientras estaba mirándome con unos pequeños ojos plateados. Habiendo crecido cerca de los bosques, he visto una buena variedad de serpientes venenosas y no venenosas, pero nunca he visto una blanca antes.

Con cuidado, recojo la serpiente con la mano izquierda y la levanté. Era tan pequeña que cabe fácilmente en la palma de mi mano. Utilizando mi mano derecha, acaricié la parte superior de la cabeza de la serpiente, y un suave ronroneo como el de un gato se podía oír, lo que era extraño. Sonriendo, continué hasta que escuché un ruido que venía del bosque. Sabiendo que Lilly debe estar regresando, regresé al suelo la serpiente y me preparé para irme, pero la serpiente no parecía querer separarse mientras se arrastraba hasta mi bota.

Sonriendo, cogí de nuevo la serpiente y la puse en el bolsillo de mi abrigo. Pensé que la serpiente podría haberlo odiado, pero podía escuchar claramente el suave sonido de su ronroneo. Después de unos momentos, me asomé para ver dentro una pequeña pelota durmiendo profundamente.

Qué extraño.

Volviendo mis ojos de nuevo al bosque, observé mientras Lilly apareció en mi vista llevando un pequeño saco de color marrón. Lorna casualmente se acercó y descansa a mi lado, dónde estoy de pie, y de nuevo me da una expresión de desconcierto. La miré gesticulando como si le preguntase ‘¿qué?’. Realmente quería preguntarlo en voz alta, pero una vez más, las palabras sólo sonaban en mi mente, y se negaban a salir de mis labios.

“Nunca he visto a un dragón actual tan tranquilo alrededor de nadie aparte de su vinculado compañero o la familia del vinculado. Justo como dijo papá, tú pareces ser una persona amada por los dragones”, dijo Lilly asintiendo con la cabeza.

“Bueno, mejor que regresemos a casa antes de que madre comience a preocuparse.”

Este fue el comienzo de mi vida con una nueva familia.


«« Anterior capítulo | Siguiente capítulo »»


Notas

1 Dice que lo hagas con fuerza Sky-kun, un roce no le vale.

5 Responses to Unborn v1 c3

  1. famahack says:

    Me esta gustando el desarrollo de la historia y la temática. El diseño de los personajes me gusto bastante(aunque probablemente es imaginación mía) bueno, es una novela. Espero que salga pronto el siguiente capitulo o sino les agradecería si me el tiempo estimado para cuando salga.

    Like

¿Algún comentario?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s